La importancia de preparar el lunch escolar

lunch

Entre la hora del desayuno y la comida, hay cuando menos siete horas, mucho tiempo para estar con el estómago vacío, ¿no te parece? Pues ese es el lapso que pasan tus hijos, sobre todo si están en edad escolar, sin comer, a menos que lleven lunch o les des dinero para comprar en la tiendita, que no es precisamente lo más sano. Por eso es muy importante que lleven un refrigerio saludable a la escuela, para que lo puedan comer a media mañana. Sin embargo, sabemos que el cotidiano acelere matutino no deja mucho tiempo para preparar este alimento a los niños, ni el de los papás en caso de que se trabaje fuera de casa.

Así, para que al pequeño no se le olvide la lección, ni a los papás el lunch, hay que recordar: el hambre impide que los niños se concentren en sus tareas y disminuye el rendimiento y la capacidad de aprendizaje. Además, los chicos tienden a desarrollar una menor actividad física y a ser más lentos en el trabajo y las actividades que realizan.

Aunado a lo anterior, si damos dinero para gastar en su escuela, estamos contribuyendo a que nuestros hijos consuman una dieta muy pobre, ya que suelen comprar golosinas, jugos envasados y frituras. Estos alimentos tienen un alto valor calórico pero carecen de nutrientes.

Hay que aclarar que para nada está peleada la buena alimentación con el presupuesto familiar, sólo se requiere dar variedad a lo que preparamos y algo de ingenio. Aquí te presentamos una recomendación muy nutritiva para que no te quiebres la cabeza pensando en qué les mandarás de lunch mañana a tus hijos.

Sándwich especial

Ingredientes

• 2 rebanadas de pan de caja

• 1 huevo cocido

• ½ rebanada de jamón finamente picado

• 1 cucharada de apio finamente picado

• 1 cucharada de mayonesa

• ¼ de cucharadita de mostaza

Preparación

1 Desbaratar el huevo cocido con un tenedor.

2 Incorporar el resto de los ingredientes y mezclar todo perfectamente. Sazonar con sal y pimienta.

3 Untar la pasta en dos rebanadas de pan de caja, unirlas y cortarlas con moldes para galleta.

Nota: puedes enrollar las rebanadas de pan y envolverlas con papel aluminio o papel estraza, como si fueran caramelos. El huevo se puede sustituir por atún.